Lejos de ser un año convulso, 2016 ha sido para nosotros un año de éxitos pero también de mucho trabajo.

Acabamos 2016 muy satisfechos y con gran trabajo por delante

Nuestra compañía ha vivido cambios organizacionales, expansión internacional y desarrollos de nuevas líneas de negocio. Pese a habernos costado mucho trabajo, los resultados están siendo muy positivos.

Empezamos el año con una alianza estratégica importante, con una empresa del sector del tratamiento de aguas, Acondaqua. Después vivimos cambios en la Dirección General que no han afectado a la buena marcha del grupo. Mientras, un equipo muy bien estructurado, formado, joven y con entusiasmo, seguía trabajando en línea a la estrategia para cumplir los objetivos. Nos hemos centrado en nuevas líneas de negocio, en nichos de mercado, especializándonos y despuntando en el sector. Hemos trabajado duro, viajando, exportando, asistiendo a las ferias más importantes del sector y preocupándonos en ofrecer el mejor servicio a nuestros clientes.
Nuestros esfuerzos en el desarrollo de las soluciones para berries, nuestro trabajo en la línea de ecosoluciones ambientales sostenibles, la alianza de entrada al mundo del agua residual…todo ha dado sus frutos y podemos decir que cerraremos el año con un crecimiento importante. No solo eso, hemos podido ampliar nuestro equipo, la empresa ha repartido beneficios con los empleados y hemos mejorado nuestra capacidad productiva y logística.

Pero no queremos confiarnos. Somos plenamente conscientes de que tenemos que seguir trabajando duro. Afortunadamente la esencia de Projar es un propietario, presidente, que sigue al pie del cañón, unas personas que trabajan con enorme compromiso y un equipo directivo muy preparado. Es cuestión de estrategia, ejecución y compromiso. Nuestro reto de 2017 es hacerlo mucho mejor.