La herramienta, que establece la relación agua/aire y las variaciones en la disponibilidad del agua retenida de un sustrato, ayuda a la tecnificación del sector y se está utilizando para determinar el sustrato necesario para cada planta.

Éxito en 2016 de nuestra técnica de análisis de retención hídrica

Hemos recibido mayor demanda de sustrato con estos análisis, que ayudan al productor a tener en cuenta factores técnicos al realizar su elección.

Hemos detectado un aumento de peticiones del servicio de análisis de retención hídrica para determinar la elección de sustratos necesarios y más óptimos para el crecimiento de cada planta ornamental, hortícola o frutal. Este incremento supone una tecnificación que contribuye y repercute en el sector y en el buen desarrollo de las producciones hortofrutícolas.
Este análisis establece la relación agua/aire y las variaciones en la disponibilidad del agua retenida por el sustrato sometido a varias tensiones. En este sentido, se toman muestras del sustrato, que se saturan con agua, y se someten a diversas tensiones prefijadas. Una vez transcurrido el tiempo, se mide el reparto del volumen total entre material sólido –sustrato-, agua y aire.

De este modo, el objetivo de este análisis es conocer cómo se comporta hídricamente un sustrato. Hasta la fecha en el sector se trabajaba con base en cómo se comportaban física o químicamente los sustratos, pero no hídricamente.

Comportamiento hídrico

Así, esta técnica proporciona información esencial para la elección de un sustrato como la capacidad de aireación, el agua fácilmente disponible, el agua de reserva y el agua difícilmente disponible.

El primer parámetro hace referencia al porcentaje en volumen de sustrato que contiene aire, después de ser saturado en agua y dejar drenar a una tensión de 10 cm de columna de agua. Es decir, el equivalente a dejar drenar libremente un sustrato de 10 cm de altura.

El agua fácilmente disponible es el volumen de agua retenida por el sustrato entre 10 y 50 centímetros de columna de agua de tensión. O lo que es lo mismo, el agua que la planta puede consumir sin excesivo gasto energético. Mientras que el agua de reserva es la que, en momentos de dificultad, puede estar disponible para la planta pero hay un gasto superfluo de energía por la planta.

El parámetro de agua difícilmente disponible es la retenida por el sustrato a una fuerza superior a la que las raíces pueden realizar para su absorción, en especial las plantas de cultivo ornamental.

Sustrato con un 20% de aireación

En este sentido , el Product Manager de Projar, Paco López, explica que “a raíz de estos estudios y análisis, la compañía hemos determinado como, por ejemplo, el sustrato Potplant 1040 Extracoarse, compuesto por turba rubia y coco coarse, es ideal para plantas ornamentales, cultivadas en contenedores a partir de 14 cm, y que son sensibles a la hipoxia radicular, falta de oxígeno”.

Su análisis muestra como es un sustrato con un 20% de aireación ideal para plantas sensibles a la hipoxia radicular. De este modo, el sustrato facilita el manejo del riego y en consecuencia, se logra un mayor control sobre el desarrollo de la planta.

Paco López subraya como, además de la técnica del análisis de retención hídrica “realizamos controles sobre algunos parámetros como porcentaje de porosidad, densidad aparente o índice de contracción para ofrecer el sustrato óptimo.”

“Desde hace años trabajamos para aportar nuestro conocimiento y aumentar la tecnificación dentro del sector porque consideramos que redunda en beneficio de todos: viveristas y fabricantes”, destaca Paco López.